Pretextos para la Eternidad

Pretextos para la Eternidad es una antología de cuentos completos que incluye los cinco libros de relatos que había publicado hasta el momento, más uno inédito: Pretextos para Bien Dormir. Deseaba efectuar un recuento de toda mi obra cuentística y hacer al mismo tiempo una reelaboración de todos los cuentos; así unos se quedaron y otros empezaron a recorrer el camino del olvido. Incluyo en total 165 relatos. Es de hacer notar que es la primera vez que un narrador hondureño publica una antología narrativa de su propia obra.
 
Algunas apreciaciones sobre “Pretextos para la Eternidad”.
 
Gaitán, Hombre de Letras
Casi tres décadas de ejercer la docencia en el fascinante campo literario permiten, en una u otra forma, diferenciar entre la paja y la cebada; el aula y una permanente insatisfacción en la búsqueda de perfección profesional obligan a definir lo óptimo y a distinguirlo de la medianía. Ello, a pesar de todo, no resulta tan difícil, menos cuando se trata de un país como el nuestro, donde las ansias de volar están aún más emparentadas con Dédalo e Icaro que con Neil Armstrong y sus colegas. Por eso, es grato tener la convicción de que, incluso dentro de las llevadas y traídas limitaciones culturales del medio, todavía puede encontrarse en Honduras a Hombres de Letras.
Tal es la única definición que puede darse a Nery Alexis Gaitán, no sólo por una trayectoria marcada por doce años de producción literaria sino, lo que es más loable, por su serena pero apasionada entrega al propósito de edificar una creación narrativa sin fisuras rústicas ni cómodos aderezos; guarnecida la mano con sentido del oficio, Gaitán escribe historias que, tras la primera lectura, se nos antojan fantásticas pero -como bien lo ha señalado Juan Ramón Martínez- todas susceptibles, en el plano de situaciones y personajes, de coincidencia con nuestra propia realidad.
Gusten o no a algunos, que para eso se hicieron los colores, sus ficciones jamás se traicionan a sí mismas ni a su autor: son juegos imaginativos que bucean, persistente y tercamente, en los absolutos del tiempo y en lo relativo de sus leyes; es el viaje de los argonautas de siempre, con rutas elusivas y, en ocasiones, laberínticas. En sus cuentos, Gaitán trasluce variados influjos (¿qué escritor no lo hace?); sin embargo, es importante la manera en que criba sus materiales, hasta lograr separar las impurezas de la semilla y ofrecernos lo suyo, individual sí, pero a la vez universal.
Nacido en tierra de literatos, Nery Alexis Gaitán publicó su primer libro, Reloj de Arena, a los veintiocho años. En 1991 -dos años después-, obtuvo el Premio de Narrativa “Ramón Amaya Amador”, de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y, también, el Premio Único en el Concurso Centroamericano de Narrativa “Froylán Turcios”, convocado por el Ministerio de Cultura hondureño. Ya en 1990, había surgido un segundo texto, La Vida Menor, al que se sumará, dos años después, Laberinto Ultimo. En 1993, aparece su primera antología personal bajo el título de Extraña Cosecha; tras dos años más, su primera novela: El Reclamo de las Horas. Septiembre de 1996 verá publicado A la Sombra del Loto, un libro en que Gaitán recrea, a través de fábulas fantasmagóricas y a la usanza milenaria oriental, los eternos conflictos humanos y el sobresalto de los sueños, temática que se depura en su obra más reciente: Pretextos Para Bien Dormir.
En este libro, el autor sustancia, con madurez y evidente experiencia, lo que en sus textos anteriores sólo se insinuaba: el sueño, como “una inquietud difusa, una de las formas de la realidad”. Gaitán divide Pretextos para bien dormir en tres partes unificadas por el tópico (“Sueños de otros”, “Interludio profano” y “Sueños de niños”); a esta división, anteceden cinco relatos que funcionan como propiciadores de la tónica general y, al final del libro, otros cinco, que actúan como coda de los cuentos medulares.
Pero, no hay aquí sólo fantasías oníricas; los textos presentan una serie de aporías que únicamente pueden resolverse mediante el análisis de más de una de las formas expresivas o de las alusiones referenciales (la vertebración de los monólogos interiores, algunos diálogos e incluso las connotaciones místico-religiosas). Gaitán parece recordarnos, de manera recurrente, la afirmación de Schopenhauer respecto a que: “La locura es un largo sueño; el sueño, una locura breve”.
Aparte de los libros que le conocemos ya, el autor continúa creando en una labor orgánica y sostenida; no ceja en el empeño de superarse a sí mismo ni le interesa participar en la liza literaria -atomizadora y estéril- en que incurren muchos de nuestros escritores. Gaitán se ha fijado una meta personal que permite ubicarlo en la perspectiva más provechosa.
Por todo ello, lo de Hombre de Letras que titula estas notas y la excitativa, franca y honesta, en el sentido de no permitir que el tiempo sea, en ninguna ocasión, un pretexto para vivir mejor. La literatura bien vale el sacrificio.
                                                                                                       Tegucigalpa, noviembre de 1996.
 
Juan Antonio Medina Durón
 
Pretextos para Bien Dormir es una colección de veinticinco relatos influidos por filosofías orientales; su leitmotiv es la vida de los sueños: “concebir la creación como resultado de alguna variante del soñar”. Dicha creación también es obra del amor. Idea básica del libro es que la vida verdadera es la de los sueños. Varios textos -casi sin desarrollo anecdótico- constituyen una especie de pretexto para el desahogo amoroso. Personajes que afirman y reiteran su vivencia sentimental. Estilísticamente, el autor elimina esquemas lingüísticos reiterados en los libros anteriores y acude a una nueva modalidad expresiva representada por las recurrencias léxicas.
 
Helen Umaña

Los Comentarios están cerrados.