Laberinto último

Escribí Laberinto Último porque deseaba continuar con la temática del tiempo; asimismo plantear inquietudes eternas del corazón humano con respecto a la eternidad, y la inmensidad de la vida en contraposición a la existencia humana. Deseaba plantear las inquietudes del alma a través del tiempo en lo que respecta al amor, el desamor, la pasión, la soledad y la muerte. Lo reescribí, y publiqué la nueva versión en la antología parcial Extraña Cosecha en 1993; y posteriormente en la antología de cuentos completos Pretextos para la Eternidad en 1998. En el 2008, publiqué la edición definitiva.
Algunas apreciaciones sobre “Laberinto Último”
La primera parte de Laberinto Último, “Estación de la experiencia”, agrupa una secuencia de cuentos y relatos que aluden referencialmente vivencias personales del narrador-autor, recurriendo a personajes terminales que en el borde “fascinante” de la vida o de la muerte, se niegan a estar inmersos “en la erección de los parámetros del odio”, prefiriendo viajar “hacia el amanecer de lo profundo y lo trascendente”. Incluso don Quijote, el caballero de la Triste Figura, emerge renovado en uno de los textos.
En la segunda parte, “Estación de Tránsito”, nuestro autor incursiona con un empuje más intenso en la temática de la ciencia ficción, iniciándola con un lindísimo cuento intitulado “La bella durmiente”, que trae a nuestra conciencia el extraño experimento de la Criogénesis, que actualmente se verifica, en la vida real, en los laboratorios de los Estados Unidos de Norte América. El lenguaje de “La bella durmiente” es preciosista, rubendariano, turcista, dannunziano, es más, raybradburiano; pero también es tecnicista, es decir, propio del fenómeno “aeroespacial”. El tiempo en este cuento cargado de simbologías (año 3672), posee desviaciones elípticas, anacrónicas y ucrónicas, que rematan con un final desconcertante, ligeramente estremecedor.
La ciencia ficción de Nery Alexis Gaitán no hace ostentación del mero derroche de términos extraños, en tanto que involucra el sentido de la solidaridad humana (El fruto del día”), el amor y el desamor, el concepto del tiempo entendido como fugacidad, las antiguas nostalgias de la vida en expresa referencia al gran “Sinuhé, el egipcio”, del escritor finlandés Mika Waltari, la magnitud de la muerte y la posible opción por la felicidad.
Su constante escritural, a mi juicio, lo constituye el antitético binomio de amor y desamor, que discurre por los cauces de un lenguaje técnico-preciosista que es uno de los más nobles aportes de Gaitán a la literatura hondureña.
Segisfredo Infante
Luego del recorrido a través de los intersticios de Laberinto último, es dable enunciar que fluctúa entre la ficción y la realidad; o lo que es lo mismo que se vale de la imaginación y la creatividad plenas para recrear y transformar la realidad. Este texto consta de 34 cuentos, algunos de ellos de hecho atribuibles al campo de la ciencia ficción. Otros en cambio, más bien realistas, están ligados directamente con la vida cotidiana. En él se halla una amalgama de temáticas, unas de transfondo social y otras que se vuelven recurrentes en cada uno de los cuentos. Así por ejemplo, no es casual encontrar diluidas en este escrito expresiones tales como: “laberinto de la tristeza, de la incertidumbre, de la amargura y último de la existencia”. Asimismo, el insistente afán de vivir la vida a plenitud, la cual a juicio del autor, es la empresa más grande porque significa disfrutarla intensamente, sin ataduras, hasta obtener la satisfacción completa.
El diseño en el cual se manifiesta Laberinto Último es en varias direcciones: lineal, circular y mosaico. Nery Alexis Gaitán maneja hábilmente cada uno de estos recursos estilísticos, como le corresponde a un narrador nato. Es sólo que en él convergen la predisposición natural y la formación académica. Él ha sido y es en la actualidad en primer término, un lector infatigable y un amante de la literatura. Luego, un escritor con mucho potencial. No cabe duda que ostenta influencias de autores diversos. Pero ante todo, un estilo propio y sobrada originalidad.
Karla Ivonne Herrera
Tal como el título sugiere, la muerte es el eje central de este libro. En veintidós de los treinta y cuatro relatos es tema dominante. Para el autor, inclusive la vida misma es equivalente a un laberinto último; vida es sinónimo de muerte, tal como ejemplifica el excelente “Apología de la muerte”.
Economía de palabras; resolución de la historia al final del relato, recurso que, a la vez, la redefine semánticamente; omisión de nombre propios para dar un carácter más impersonal ¾más general y abarcador¾ al texto, subyacentes planteamientos de tipo metafísico, proclives a considerar la vida en términos de transmigración y eterno retorno y tendencia a plantear la situación desde niveles abstractos, son algunas características discernibles en el cuento anterior y las cuales -por regla general- se advierten en todo el libro.
Tópico recurrente en el autor es considerar la vida como apología de la muerte. Esta deviene en vida a plenitud. La muerte, pues, como el triunfo de la vida. Vida auténtica, estrato de posible realización ulterior.
Helen Umaña

Laberinto Último: Acerca del Amor y la Conciencia

Mucho se ha escrito acerca de lo importante que es vivir plenamente y de lo necesarios que son en la vida el amor y la alegría, no obstante muy pocos libros de corte narrativo hacen un enfoque tan serio acerca de tan fundamental temática. Laberinto Último puede percibirse como un libro de esperanzas. Pese a su marcada influencia existencialista, resalta una de las grandes verdades que tarde o temprano se nos planta por delante, la vida es una sola sucesión de pequeños instantes y si no aprovechamos cada uno de esos breves momentos, no queda más que hacer que torpemente llorar sobre la leche derramada.

Es posible observar que el libro se concentra además en el amor y el desamor, pero hace énfasis en la necesidad de éste primero, necesidad que será experimentada por cualquier poseedor o poseedora de un corazón latente y con al menos algo de calor en sus venas. Además en esta obra se realza la importancia del ahora, la insignificancia del ayer y la incierta esperanza del después en lo concerniente a la felicidad. El mejor momento para ser feliz es ahora, la mejor oportunidad para amar la tenemos hoy, para amar la vida, para celebrar la luz del sol y el viento que nos recuerda que nos movemos.

En el libro, la amarga ironía del desperdicio de tiempo vital se coloca a contrapunto con el dulce placer de amar y ser amado. Se enfatiza de una elegante manera la maravillosa torpeza que es invertir emociones en los objetos inanimados, aun si estos objetos lucen como entes personales. La obra es un llamado de atención hacia los pequeños instantes que solemos dar por sentados y hacia las dulces experiencias que suelen pasar desapercibidas. En repetidas ocasiones a lo largo del libro se nos recuerda que si dejamos de vivir intensamente el hoy con la esperanza de vivir satisfactoriamente el mañana, quizá la única satisfacción que tengamos sea evitar que otros repitan nuestro error.

En tiempos como los que vivimos vale la pena recordar que la vida es mayor que la comida y que definitivamente el cuerpo es mayor que el vestido; que si la felicidad la dieran las cosas entonces las cosas serían felices, porque sabemos que no puede darse lo que no se posee, como también es conocido de todos que los objetos no poseen sentimientos, de manera que cómo pueden ellos proveernos emociones y mucho menos un placer tan divino como lo es la alegría.

Ahora bien, cómo catalogar el mensaje central y definitivo liberado a través de las páginas que portan la forma de Laberinto Último, podemos decir que es un libro cuya finalidad primaria es despertar la conciencia, porque de otra manera no podemos dar inicio al gozo de la vida en plenitud si no es a través de la conciencia, la conciencia de que estamos vivos, de que el instante que vivimos es irrepetible e irremplazable y de que todos los instantes necesitan ser vividos con amor, que al fin de cuentas es nuestra posesión más preciada.

Fredy Vides
Invierno de 2009

Los Comentarios están cerrados.