Autobiografía del Autor

Nací el 19 de marzo de 1961 en Danlí, el Paraíso, mis padres son José María Gaitán y María Antonieta Guzmán de Gaitán, ambos viven conmigo en la actualidad; soy el pequeño de 5 hermanos, 3 mujeres y dos varones, el mayor es el otro hijo varón. Durante mi niñez y juventud viví con mis padres.

Viví en Danlí hasta la edad de 10 años, aquí fue donde comencé mi escuela primaria en la Escuela Guía Técnica No. 10 en 1968, cursando hasta el cuarto grado. Luego emigré hacia Tegucigalpa, la capital, con mi familia; en esta ciudad terminé mi primaria y comencé la secundaria, graduándome de Bachiller en Ciencias y Letras en 1980 en el Instituto Luis Andrés Zúñiga; elegí esta carrera porque deseaba seguir con mis estudios de literatura en la universidad. Pero decidí que tenía que aprender inglés y me matriculé casi por dos años en el Instituto Hondureño de Cultura Interamericana en donde obtuve un conocimiento avanzado del idioma.

Quiero manifestar que a lo largo de toda mi vida he sentido una gran pasión por los libros y la lectura; y he amado el conocimiento: así empecé el largo recorrido por la historia, la filosofía, las artes, etc. Empecé a leer desde la escuela primaria, y siempre supe que mi destino iba a estar relacionado con las letras, por eso en 1982 me matriculé en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en la Carrera de Letras, primero saqué el Bachillerato Universitario en Letras con Especialidad en Literatura y después una Licenciatura en Letras con Especialidad en Literatura, los trámites del título los culminé en el año de 1993, quizás fue demasiado tiempo la culminación de la universidad, pero al trabajar y estudiar no avancé tan rápido como deseaba y además tuve dos quebraduras de fémur en 1987 y 1990 que me impidieron estudiar por dos años y medio.

A los 19 años, en 1980, empecé a trabajar con la Secretaría de Recursos Naturales como cotizador de productos y a los 6 meses ya era subjefe del Departamento de Servicios Generales, cargo que tuve por unos 6 años, después fui Jefe de Personal de la Administración General por más de dos años y finalmente ejercí un cargo administrativo hasta enero de 1993, que renuncié.

De enero de 1993 hasta el 30 de septiembre de 2005, laboré como catedrático en la Universidad Escuela Agrícola Panamericana, El Zamorano. Ahí tuve una gran experiencia docente ya que los alumnos son de toda América Latina y eso me permitió constatar la calidad de la educación latinoamericana. Asimismo aprendí mucho en lo que a técnicas de enseñanza se refiere. Durante el tiempo que laboré en El Zamorano serví aproximadamente unas cuatro materias y elaboré el documento “El Portafolio del Docente”, que es un instrumento pedagógico que recoge toda la información referente a las clases y va encaminado a mejorar la calidad de la enseñanza. El Zamorano apoyó mucho mi carrera de escritor y en el tiempo que estuve con ellos publiqué 11 libros.

De enero a abril de 2006, hice un Contrato por Servicios con la Escuela Agrícola Panamericana para dar la clase de Español y Comunicación y además he efectuado unos 5 contratos de edición de documentos; en la actualidad soy consultor externo en comunicación, cuando ellos me necesitan me contactan y me pagan por producto entregado. También he dado una serie de seminarios sobre motivación y autoestima, redacción básica, redacción de informes y comunicación oral a empleados de Zamorano.

A partir de junio de 2006, laboro como catedrático por hora en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, sirviendo tres materias: Redacción General, Ortografía y Técnicas de Lectura; todavía no tengo un nombramiento en propiedad, pero eso es cosa de tiempo ya que así es el discurrir administrativo de la UNAH.

Mi carrera literaria empezó a los 18 años, cuando a esa edad gané un concurso literario a nivel nacional en cuento. Sin embargo, mi presencia en los medios inició a partir de 1986 al empezar a publicar sistemáticamente en los principales diarios del país artículos sobre crítica literaria y, sobre todo, mis primeros relatos ya publicables. En 1989 publiqué mi primer libro de relatos “Reloj de Arena”, que marcó una fisura en la narrativa tradicional hondureña al abordar la temática del tiempo, con algunos elementos de misticismo y ciencia ficción por primera vez en Honduras, quizás sea yo el iniciador de la ficción desde esa perspectiva en nuestro país. Esta temática se vería tratada con más profundidad en los libros que publicaría años después. En 1990 publiqué mi segundo libro “La Vida Menor”, que son 30 relatos sobre la orfandad de los niños de la calle y que tuvo una gran acogida en el pueblo hondureño, aunque no lo reedité por un lapso de 8 años; a partir de 1998 lo reedité y habré vendido algunos 20000 ejemplares. Después seguiría publicando casi un libro por año hasta hacer un total de 15 libros editados en la actualidad. Tengo siete libros inéditos, sobre crítica literaria en relación a la literatura hondureña. Asimismo me dedico a la divulgación cultural y soy coeditor de La Tribuna Cultural, que es el suplemento de cultura del Diario La Tribuna

En mi carrera de escritor he obtenido premios literarios importantes como el Premio de Cuento Centroamericano “Froylán Turcios” con mi libro Laberinto Último, y en el año 2009 el Gobierno me distinguió otorgándome el Premio Nacional de Literatura “Ramón Rosa”. He sido objeto de múltiples distinciones y reconocimientos; también he publicado muchos artículos sobre análisis político, crítica literaria, así como mis propios textos narrativos en periódicos, revistas, suplementos, etc. También he brindado múltiples entrevistas en la prensa, la radio y la televisión nacional y también en México y otros países. He sido antologado en varias antologías del cuento hondureño y centroamericano; mis relatos han sido traducidos al inglés, y hasta donde tengo conocimiento algunos relatos de “La Vida Menor” al japonés.

En 1992 tuve la oportunidad de ir a México a estudiar tres meses un Diplomado en Literatura que sirvió la Sociedad General de Escritores Mexicanos (SOGEM) en Quintana Roo, para mí fue una experiencia maravillosa porque compartí con grandes escritores de nombre continental.

He sido miembro de las más importantes organizaciones de escritores de Honduras y en el año 2002 pasé a ser Miembro de Número de la Academia Hondureña de la Lengua, Sillón “Alvaro Contreras”, Correspondiente de la Real Academia Española, lo que representó un valioso reconocimiento a mi carrera literaria.

Me casé en noviembre de 1992 y me separé en el 2004. Ahora tengo un bebé de 4 años y 2 meses con una estudiante de ingeniería mecánica, y mi vida personal es muy estable. Luego  volví a la soltería.

Actualmente, al estar sirviendo cátedra en la UNAH, pasaré a formar parte de la Carrera de Letras en donde tendré que dar clases de especialidad en literatura, razón por la cual estoy muy motivado ya que he terminado una Maestría en Literatura y Lenguas y asimismo he concluido un Doctorado, lo que mejorará mi calidad docente y reflejará mi excelente prestigio profesional.

Tegucigalpa, 28 de octubre de 2008; actualizado 16 de marzo 2010.

Los Comentarios están cerrados.